Oscar Barney Finn

 

TESTIMONIO

Hace unos años tuve el placer y el honor de convocar al maestro Lerchundi para una nueva Traviata, un titulo destacado entre sus trabajos en la década del ’60 que creara para Ana Moffo con regie de Cecilio Madanes, su viejo compañero de estudio.

Yo sabía de sus gloriosos pasados porque en algunas noches en la Ribera disfruté de Caminito y sus diseños, aunque desde mucho antes, su camino ya estaba trazado en el cine argentino con obras como: Historia de una mala mujer de Saslavsky, Sangre Negra de Pierre Chenal, Más allá del olvido de del Carril, Armiño negro de Christensen, o Nazareno Cruz y el lobo de Leonardo Favio.

Disfruté de su talento en el escenario, así como de su calidez y humildad en los regresos en el coche que nos traía desde La Plata en donde ensayamos Traviata y Las bodas de Fígaro.

Fue sin duda el más importante diseñador de vestuario argentino. Y su tarea, en esas óperas en qué coincidimos, fueron de una gran entrega y paciencia haciendo lo imposible, para salir adelante en aquellos talleres, todavía activos del Teatro Argentino.

De carácter apocado, más bien tímido estaba lejano a cualquier estridencia apelando a su creatividad, mientras mi curiosidad lo llevaba a rememorar una época lejana de Estudios y divas. Cuando lo escuchaba atentamente en sus relatos, con cuidado tono e inteligente reflexiones, no podía escamotear el recuerdo de otro grande que unos años antes había entrevistado en Roma: Piero Tossi.

Por suerte su legado está en manos de estudiosos que lograrán que su obra y trayectoria no quede en el olvido. Con Cora Roca y Diego Kehrig: el rescate está asegurado.»

Nota publicada en sus redes sociales a propósito del fallecimiento de Eduardo Lerchundi.

 

Oscar Barney Finn, guionista y director

Debutó en cine en 1974 con La balada del regreso con María Vaner, Adrián Ghio y Ernesto Bianco seguido por Comedia rota en 1978 donde compartió la autoría del guión con la actriz Julia von Grolman, que protagonizaría varios de sus trabajos, como De la misteriosa Buenos Aires basado en el libro de Manuel Mujica Lainez, con la participación de Eva Franco.

En 1985 filmó Contar hasta diez con Oscar Martínez, Héctor Alterio, ganando una nominación al Oso de Oro del Festival de Berlín.

Junto al crítico Ernesto Schoo, escribió y filmó en 1992 Cuatro caras para Victoria sobre la vida de Victoria Ocampo protagonizada por China Zorrilla, Nacha Guevara, Julia von Grolman y Carola Reyna.

En teatro dirigió El príncipe de Homburg, Vestir al desnudo, La gata sobre el tejado de zinc, Oscar y la Dama de Rosa, Doña Rosita la soltera, Cartas de Amor y Las de Barranco.

En televisión dirigió producciones como La Ronda de Arthur Schnitzler, El Proceso de Franz Kafka, El viajero sin equipaje de Jean Anouilh, o Seis personajes en busca de autor de Luigi Pirandello.

Ganó el Premio de la televisión en Biarritz, 1988. En 1991 recibió el Premio Konex al mejor director de televisión. Y en 1997 obtuvo tres nominaciones al Premio Cóndor de Plata.