LERCHUNDI

Eduardo Lerchundi nació en Buenos Aires el 23 de Febrero de 1926.

Fue un prolífico diseñador de indumentaria para espectáculos. Estudió en las Escuelas: Manuel Belgrano, Pridiliano Pueyrredón, y Ernesto de la Cárcova.

Participó en más de 80 películas. Realizó memorables trabajos para el Teatro Colón, Caminito, y un centenar de piezas del circuito comercial y alternativo de Buenos Aires. Fue asesor de vestuario en destacados ciclos de televisión.

Supo desplegar su talento en Producciones de Brasil, Canadá, Chile, España, Estados Unidos, Italia y Japón. Desempeñó una frondosa actividad como docente. Y en 2002 fue distinguido con el Premio Florencio Sánchez en reconocimiento a su trayectoria.

Falleció en Buenos Aires a los 92 años.

 

1927

 

Retrato familiar

 

 

1932

Primeros dibujos

 

1934

Escuela Primaria

 

1938

Manuel Belgrano

 

1939

Ricardo Rojas

Los alumnos Eduardo Lerchundi, Enrique Moggo, Cecilio Madanes entregan un diploma de reconocimiento al autor Ricardo Rojas.

 

Programa educativo Escuela Manuel Belgrano

 

1941

Prilidiano Pueyrredón
Diciembre 2017

 

1943

Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón

El alumno Lerchundi: en la 2da. fila entre dos niñas. El Profesor Spilimbergo: el 3ero. empezando desde la izquierda.

 

Obra realizada por Lerchundi durante sus años de formación académica.

 

TESTIMONIO
Profesor Spilimbergo

Diciembre 2017

 

1945

Foto René, Santiago de Chile

 

Cecilio Madanes

«En 1945 era alumno de la Escuela Prilidiano Pueyrredón, y con mis compañeros de Bellas Artes decidimos montar una obra para el día de la primavera. Como en mi casa se leía “Sur” (la revista de Victoria Ocampo) descubrí una obra anónima intitulada La farsa del Licenciado Pathelin que me pareció muy divertida, y convencí a todos para hacerla, hoy casi todos famosos: Cacho Carcavallo se ocupó de la escenografía, Lerchundi del vestuario, Torres Aguero hizo el papel protagónico, y decidí representarla en el Teatro Presidente Alvear.

Antes de la función organicé un concurso de croquis en los que estudiantes dibujaron a Mecha Quintana, a Renata Shottelius, y a otros bailarines. Con lo que recolectamos, afrontamos los gastos de la producción. Fue la primera vez que hice teatro. La carátula de los programas de mano eran originales de Spilimbergo, Raquel Forner, Berni, y costaban cinco pesos cada uno. Nadie nos silbó. Por el contrario, nos aplaudieron.»

Eduardo Lerchundi, la ganadora del concurso de croquis y Cecilio Madanes.

 

Spilimbergo

“Al joven Lerchundi augurándole perfección en el arte». Spilimbergo, 1945

 

Wilensky

Collage realizado por Lerchundi a partir de una fotografia de Wilensky y figurín para el film «La pequeña señora de Pérez»

 

INFLUENCIAS

«Dos grandes artistas me han influenciado: Adrian y Erté.»

Gilbert Adrian

Adrian Adolph Greenburg (3 Marzo 1903 – 13 Septiembre 1959), conocido como Adrian, fue un diseñador de vestuario de la Metro-Goldwyn-Mayer entre 1928 y 1941. En los créditos de sus películas aparece la leyenda: «Gowns by Adrian».

Diseñó trajes para Greta Garbo, Joan Crawford, Norma Shearer y Jean Harlow. La película más conocida de Adrian es El mago de Oz, para la cual diseñó las zapatillas de rubí con lentejuelas rojas que usa Judy Garland.

Llegaba a producir hasta 75 diseños por día. Su trabajo impactó en la Industria de la Moda hasta tal punto, que hoy día los grandes diseñadores como Armani han dedicado Colecciones a partir aquellos diseños.

Jamás ganó un Premio Oscar. La Academia de Artes y Ciencias de Hollywood no incluyó el rubro de Mejor Vestuario sino hasta 1948. Para aquel entonces, Adrian ya no trabajaba para los grandes Estudios.

 

DISEÑOS DE LERCHUNDI INSPIRADOS EN ACTRICES DE HOLLYWOOD

 

Erté

Romain de Tirtoff (23 Noviembre 1892 – 21 Abril 1990) más conocido como Erté fue un pintor, ilustrador, diseñador, escenógrafo y modisto ruso nacionalizado francés. De estilo art déco, con ciertas reminiscencias del modernismo, su obra se caracterizó por un gusto estilizado y elegante, decorativo y ornamental.

Realizó diseños de moda, joyería, artes gráficas, decoración interior y vestuario y escenografía para cine, teatro y ópera.

Sus figuras femeninas tienden a la androginia, y era partidario de la musculatura apolínea y accesorios fálicos. Fue ampliamente conocido por el público por su fructuosa relación con la revista estadounidense Harper’s Bazaar, para la que efectuó 240 diseños de portada entre 1915 y 1936.

También realizó dibujos de vestidos, accesorios de moda y mobiliario para la revista, y para la tienda Henry Bendel’s, en un audaz estilo.

En la década de 1920 trabajó brevemente para Hollywood; inventó el costume collectif, trajes de grupo unidos en los que se podían incorporar hasta seis millas de lamé dorado, una técnica muy usada en las películas musicales.

 

1946

Zully Moreno

«Para Eduardo Lerchundi con todo afecto y admiración» Zully Moreno. Fotografía: Annemarie Heinrich

 

1947

Formulario N° 7
D.G.A. Cuenta 2120

EJERCITO ARGENTINO

Certificado de Conducta

El Cecilio Eduardo Lerchundi Clase 1926 Matrícula 4.221.584

Distrito Militar BA Oficina Enroladora SEC 11 , durante su permanencia en las filas ha observado sobresaliente conducta durante todo el tiempo que ha estado bajo bandera.

Bs As. Junio 28 de 1947

ANDRES M. TOPALO
TENIENTE CORONEL
JEFE SECCIÓN CENTRAL
DMBA

MIGUEL ANGEL DI PASQUO
CORONEL

 

1948

Lerchundi y Dolores del Río durante un descanso en el rodaje de «Historia de una mala mujer»

 

1952

Junto con su esposa Irma de Lerchundi y una amiga María Elena Vázquez inauguran la casa de modas Virma Glamour en Arenales 240, Martinez. El local permaneció abierto hasta 1959, y tuvo clientas famosas como María Félix, Irma Roy y Analía Gadé.

 

Tocados y Pelucas
Calidad: Boceto

Medidas:
17.7 x 14.2 cm
6.96 x 5.59 in

 

TESTIMONIO

 

1957

MINISTERIO DE EDUCACION Y JUSTICIA
DIRECCION GENERAL DE CULTURA

1er. Congreso Nacional de Directores de Cultura

Buenos Aires, Setiembre de 1957

SOCIEDAD DE ESCENÓGRAFOS DE LA ARGENTINA

CREDENCIAL

Conste que el señor CECILIO E. LERCHUNDI, Sociedad Escenográfos de la Argentina se halla acreditado como DELEGADO OBSERVADOR ante el 1er. Congreso Nacional de Directores de Cultura.

DANIEL A. ZAFFARONI,
Delegado Organizador

 

«Si el guión está situado siglos anteriores, mis diseños deben abarcar todo lo que aparece en la escena. Y si digo todo: es todo.»

 

1959

Diseño de la tarjeta de invitación de la Discoteca Damaso

 

Banfield, diciembre 1959

Señor

Ipekú tiene el agrado de invitarle a sus cordiales reuniones danzantes, que realizará todos los sábados, en Belgrano 1053 Banfield, a partir del 19 de diciembre desde las 21:30.

Deseando contar con su grata presencia, hacemos propicia esta oportunidad para saludarle con nuestra mayor estima.

La Comisión

 

1961

PRENSA
Revista Nocturno

La elegancia femenina se define para mí con el empleo de la fórmula: sobriedad, armonía y equilibrio. Un traje será sobrio cuando destaque la línea y evite los detalles, estrechando así el margen de la crítica; armonioso en la medida que responda al tipo físico, y, finalmente, equilibrado cuando guarde las debidas proporciones.

 

1965

PRENSA
Revista Maribel

Eduardo Lerchundi trata de crear el vestuario, más que por lucimiento personal, para lograr el clima exacto que imaginó el autor.

¿Cree que el color de un vestido sirve para ubicar psicológicamente a un personaje?

Lerchundi: Sí. El color permite hacer una cantidad de distribuciones dentro de la gama de cálidos y fríos. En televisión y en cine en blanco y negro hay que pasar por la gama de los grises, alternar materiales opacos y brillantes, dando más importancia a la forma y al volumen.

¿El éxito puede depender de los recursos económicos?

Lerchundi: La respuesta es afirmativa para la mayoría de los casos, sin que sea una norma general. Por supuesto que el dinero es un factor importante, sobre todo cuando se trata de espectáculos musicales.

¿Qué figura le ha gustado más vestir?

Lerchundi: Creo que Laura Hidalgo, que incluso estando en España me pidió los bocetos para su película «El tren expreso».

¿Qué consejos daría a los principiantes en esta profesión?

Lerchundi: Hay que tener ideas concretas y expresarlas claramente. Estudiar mucho épocas, pinturas, etc., para la depuración del gusto. Por último, poseer cierta audacia en la combinación de colores, romper muchos dibujos y tener bastante autocrítica.

 

El Mundo
24 Octubre 1965

LERCHUNDI

«Juego como un malabarista ante un diseño. La fidelidad al lugar o época la transformo en referencia informativa. Vestir a un actor obliga a ubicarse un poco en su personaje, plástica y psíquicamente.»

Estos juegos del figurinista Eduardo Lerchundi contienen, también, la larga fidelidad de un creador a su oficio. Y desde esa fidelidad, E. L. agrega: «Cuando se trata de completar un vestuario, las actrices en general anteponen su vanidad (o su lugar en la representación) a la autoexigencia». El rigor de Lerchundi tiene largos antecedentes:

Desde su trabajo en «La farsa del licenciado Pathelín» (1915), conjugando un doble debut (Cecilo Madanes también lo hacía en su carácter de director) hasta el día de hoy, recorriendo el Teatro Colón interviniendo con su labor en más de 50 films nacionales y aproximadamente 60 piezas teatrales, no ha claudicado en su búsqueda permanente de nuevas posibilidades plásticas. Desde la temporada del 60, trabaja en Caminito: «Una viuda difícil”, «El cuervo”, «Las de Barranco», «Los millones de Orofino», «La pérgola de las flores» y en el Teatro Colón: ”La Traviata».

Con 39 años y dos hijos, con Beethoven y Grieg (reconfortantes en el descanso), charlando con un grupo de amigos («no numeroso, sería una multitud»), E. L. planea nuevos trabajos: «Desde hace varios meses -y a pesar de no haber dibujado una linea- preparó diseños para “La verbena de la Paloma” y examinó una propuesta para una serie de programas en TV.» Le queda tiempo para disfrutar y emocionarse con un Cezzane, Matisse, Alonso, Soldi o Berni, encuentra la total comunicación en un texto de B. Shaw o un relato de John Steinbeck, y concluye: «Me recibí en todas las escuelas de Bellas Artes, y Spilimbergo continúa siendo mi maestro, pese a que me reconozco con suficiente independencia como dibujante y pintor, disciplina donde espero realizar algo que me resulte importante.»

 

1970

PRENSA
Revista Panorama

Parco para relatar anécdotas (quizá para no comprometerse, para no malquistarse con nadie), no oculta, sin embargo, la satisfacción que destiló de su encuentro con María Félix: «Un día le presenté una factura en la que, entre otras cosas, figuraba un vestido de 32 mil pesos de aquella época. La miró dos veces, miró el vestido y exclamó: «Ni en Dior he pagado tan caro». Volvió a contemplar el vestido y, entre resignada y contenta, suspiró: «Pero esto está muy bueno». Y pagó sin pestañear».

 

1972

Brasil
Casa de modas: dibujante

 

1974

Museo Colonial de San Luis.

La Dirección General de Cultura de la Provincia de San Luis, otorga al Sr. Cecilio Eduardo Lerchundi el presente Diploma, en prueba de reconocimiento por la eficiente labor desarrollada y la desinteresada colaboración prestada para la creación del Museo Colonial.

San Luis, 5 de julio de 1974

Lic. Alejo Pedro Sosa
Director de Cultura de la Provincia de San Luis

 

1979

En contadas ocasiones, Lerchundi incursiona en la pintura por fuera del diseño de indumentaria.

 

PRENSA
Ecos Informativos
6 Junio

INTERESANTE DISERTACIÓN

Se efectuó el sábado último, en el Centro Cultural «León F. Rigolleau» la conferencia sobre «Entretelones del vestuario teatral», la que estuvo a cargo del diseñador Eduardo Lerchundi, como parte del Ciclo de Conferencias 1979, que organiza la dirección de Cultura de la municipalidad de Berazategui.

Durante la misma, el disertante explicó las diferencias existentes en la confección de vestuarios para el teatro, televisión y cine, la elección de los tonos, la búsqueda del contraste y la importancia de un buen diseño, que brinda seguridad al actor permitiendo un mejor desempeño en su caracterización.

La charla fue completada con la proyección de diapositivas y exhibición de diseños de películas y obras teatrales para las cuales el señor Lerchundi ideó los vestuarios, exponiendo a los presentes, detalles de su confección.

 

Museo Municipal del Cine Pablo Cristian Ducros Hicken
Reconocimiento a Eduardo Lerchundi

MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

SECRETARIA DE CULTURA

El Museo Municipal del Cine «Pablo Cristian Ducrós Hicken». celebrando La Tercera Noche del Cine Argentino, en reconocimiento a EDUARDO LERCHUNDI por su valioso aporte al periodo 1942-1950 (de «La Guerra Gaucha al «Crimen de Oribe»)

Semana de Buenos Aires
Noviembre de 1979

 

REPUBLICA ARGENTINA

COMISIÓN NACIONAL DE LA MANZANA DE LAS LUCES

Por cuanto, EDUARDO LERCHUNDI se ha incorporado a esta Comisión Nacional en calidad de COLABORADOR, y para que así conste, expido el presente en Buenos Aires, a los veintisiete días de Diciembre de 1979.

LUIS CAMILION
COORDINADOR GRAL.

 

1980

 

1981

PRENSA
La Nación
15 Enero 1981

VESTIDO Y MAQUILLAJE COMO CREACIÓN TEATRAL

Eduardo Lerchundi es, además de pintor y escenógrafo, uno de los más destacados diseñadores de vestuarios y de maquillajes de nuestro país.

Durante sus treinta y cinco años de labor continuada ha diseñado vestuarios y maquillajes para más de trescientas obras, que incluyen óperas, puestas teatrales y «shows” televisivos. También asesoró a las comparsas del carnaval correntino y a los protagonistas de las fiestas de la Vendimia.

Resultaría interminable mencionar a todas las figuras locales e internacionales con las que ha trabajado, pero para dar una idea de su nivel, basta mencionar a Libertad Lamarque, Paulina Singerman, Mecha Ortiz, Amelita Vargas, Susana Freyre, Analía Gadé, Lolita Torres, Elsa Berenguer, Laura Hidalgo y Dolores del Río.

“Desde chico -explica- me gustó dibujar. Me divertía creando personajes e inventándoles vestimentas. Luego ingresé en la Escuela de Bellas Artes y en ella tuve oportunidad de realizar mi primer trabajo en serio. La ocasión se presentó -agrega- cuando los estudiantes organizamos un espectáculo musical. El encargado de dirigirlo fue Cecilio Madanes, quien también era alumno del establecimiento: Como todos conocían mi afición por el diseño me encargaron la caracterización de los personajes. La obra se amo «Bellas Artes en escena» y se dio en la Casa del Teatro. Resultó un verdadero éxito, y a partir de entonces surgió en mí la idea de dedicarme a esta tarea.”

Al poco tiempo, las bailarinas Mecha Quintana y Victoria Garabatto lo vincularon con el Teatro Cervantes, en el que empezó a desempeñarse como vestuarista. Más tarde se relacionó com los estudios cinematográficos Lumiton, donde inició la misma labor junto con Carlos Hugo Christensen.

Así comenzó su carrera quien caracterizaría a los personajes de las más importantes producciones teatrales y cinematográficas. Obras, puestas en escena en teatros como el Colón, General San Martín, Cervantes y Municipal, Presidente Alvear contaron con su asesoramiento artístico, al igual que excelentes filmes, tales como «Las seis suegras de Barba Azul», «Celos», «La Dama de la muerte» y «El diamante del maharajá”.

«Mi trabajo -dice Lerchundi- varía de acuerdo con el medio de que se trate, pero en líneas generales lo primero que hago en todos los casos es leer bien la obra. Una vez que me he situado en la época, que he profundizado en el tema, paso a la segunda etapa, que es la búsqueda de documentación. Para ello dispongo de un archivo personal que formé con recortes de diarios y recopilaciones de revistas. Luego, ya bien ambientado, converso con el director, y en algunos casos, cuando se trata de actores con mucha experiencia, cambio opiniones con ellos, pues pienso que es un modo de enriquecer y perfeccionar mi futura tarea. La última etapa consiste en el diseño de los bocetos, en los que doy forma a la idea que a través de los distintos pasos he ido madurando.»

«La cuestión relativa al vestuario -explica- abarca tanto la creación de los modelos como el asesoramiento sobre el tipo de materiales por utilizar: En la actualidad todo es mucho más simple, los filmes tienen menor despliegue de vestimentas, y éstas de accesorios.

Lo contrario ocurría hace unos años. Recuerdo que en «Historia de una mala mujer», que interpretaron Dolores del Río y Fernando Lamas, disené alrededor de 25 ó 30 cambios de ropa para ambos artistas.

«Vestido y maquillaje -continúa- son aspectos que están absolutamente fusionados en todas las obras, ya que constituyen el carácter visual del protagonista. Mi intención es captar la esencia del personaje, para que su parte interna coincida plenamente con la externa. Por eso me baso en las proporciones reales del rostro del artista, y sobre ellas efectúo transformaciones adecuadas para las distintas escenas. Mis modelos son los que luego sirven, de guía al maquillador en el momento preciso.”

Mientras habla, Lerchundi muestra algunos de sus múltiples bocetos, en los que se advierte un minucioso y elaborado proceso, creativo.

“Lo que sucede -refiere- es que soy un apasionado de lo que hago. Mi trabajo va más allá del hecho de dibujar personajes. Él fue y es el camino que me ha permitido y me permite descubrir constantemente los modos de vida y las costumbres de las diferentes épocas, que siempre se manifiestan a través de la moda. Por otro lado, es una actividad que me permite utilizar la imaginación, lo cual me resulta fascinante. Quizá sea porque me atrae lo irreal, la fantasía que escapa a toda dimensión concreta, y que no es más ni menos que lo pasado o lo futuro. Esta es la causa por la que no me interesa la moda, actual, pues pienso que carece de matices especiales, de Individualidad. Además -finaliza- los cambios en este sentido hoy se producen con tanta rapidez que carecen de valor. Creo que todo lo dicho sobre la moda del siglo XX está resumido en una sabia frase del dibujante francés Marcel Vertes: “La moda es una criatura que es vieja antes de nacer.»

 

MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Buenos Aires, 14 de Setiembre de 1981

Señor
Eduardo Lerchundi Presente
Presente

De mi consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. con el objeto de solicitar su participación como miembro del Jurado para los concursos que se realizarán en las Secciones Escenotécnicas de éste Teatro, según se pasa a detallar:

Sección Zapatería Teatral el día primero de octubre a partir de las doce y treinta horas.

Sección Peluquería y Maquillaje el día primero de octubre a partir de las quince horas.

Sección Sastrería Teatral el día dos de octubre a partir de les once horas.

Sección Utilería el día dos de octubre a partir de las diez horas.

Sección Tapicería Escénica el día tres de octubre a partir de las diez horas.

Esperando contar con su presencia, lo saluda a Ud. muy atentamente.

COMODORO (R) GUILLERMO M. GALLACHER
ADMINISTRADOR GENERAL
A GARGO DE LA DIRECCION GENERAL
TEATRO COLON
SECRETARÍA DE CULTURA

 

1984

TEATRO COLÓN

Eduardo Lerchundi recibe la medalla Rodolfo Franco

 


EXPOSICION EN HOMENAJE A RODOLFO FRANCO
EDUARDO LERCHUNDI
1984

 

AMBASSADOR OF INDIA

BUENOS AIRES
ARGENTINA

En honor de Su Excelencia el Presidente de la India Shri Zail Singh

El Embajador de la India y la señora de Mehrotra tienen el honor de invitar a Sr. Eduardo Lehrchundi a la recepción que ofrecerán el sábado 28 de abril a las 17:30.

Salón Colonial
Plaza Hotel
Buenos Aires

R.S.V.P.
393 4198/4063

 

1985

TEATRO COLÓN
Coordinador de Vestuario, Ambientación y Caracterización
Contrato

MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Entre el Teatro Colón, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, representado por su Director General señor CECILIO MADANES, en adelante «EL TEATRO» por una parte y el señor CECILIO EDUARDO LERCHUNDI, que acredita identidad con cédula de identidad nº2.320.494 de la Policía Federal, en adelante «EL CONTRATADO» por la otra parte, se conviene celebrar el presente contrato «ad-referendum» del Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, conforme a las cláusulas que a continuación se detallan:

PRIMERA: «El Contratado» se desempeñará como COORDINADOR DE VESTUARIO, AMBIENTACION Y CARACTERIZACION. Tendrá como función interpretar los figurines de las obras en lo que hace a la confección de los elementos del vestuario y peluquería, supervisando la ejecución de tareas de las Secciones Técnicas así como las pruebas de vestuario que se realicen con los artistas solistas y supervisar además las tareas de ambientación de utilería menor y de mobiliario que requiera el espectáculo, conforme lo disponga el Director Técnico.

SEGUNDA: El presente contrato tendrá vigencia desde el 1º de enero al 31 de diciembre de 1985, cesando en esa fecha automáticamente la vinculación entre las partes.

TERCERA: a)La remuneración mensual inicial de «el Contratado «será la que resulte de la retribución correspondiente al mes de diciembre de 1984 de acuerdo a lo pactado en su anterior contrato formalizado el 29 de diciembre de 1983, que incluye lo que pudiera corresponder por suplemento por función al cargo más alto del Escalafón Técnico del Teatro Colón.

b)En el caso de que durante la vigencia del presente contrato se produjeran aumentos en la retribución correspondiente al cargo más alto del Escalafón Técnico del Teatro Colón, las cuotas pendientes de pago en ese momento serán incrementadas en el mismo porcentaje, abonándosele también en la misma forma los retroactivos que pudieran corresponder.

c)A los efectos de las normas previsionales vigentes, «el Teatro» practicará sobre las remuneraciones pactadas la retención del aporte personal correspondiente al contratado, quien tendrá derecho a la percepción de sueldo anual complementario, subsidio familiar y asignación por antigüedad. Se le reconocerá a «el Contratado» el beneficio de licencia ordinaria en la proporción que corresponda.

 

Se deja constancia que «el Contratado» no percibirá suma alguna en concepto de presentismo o refrigerio, si pudiera corresponder.

La retribución convenida se integrará por los siguientes porcentajes: 50% sueldo básico y 50% dedicación funcional, conforme al sueldo de la categoría más alta del Escalafón Técnico (Clase 05 con plus de Jefe).

CUARTA: El régimen de inasistencias se regirá por lo previsto en las Ordenanzas 33.986 y 34.397

QUINTA: a) «El Contratado» podrá rescindir el contrato antes de su vencimiento mediando causa justificada avisando fehacientemente con una anticipación mínima de treinta días.

b) «El Teatro» podrá rescindir el presente contrato en cualquier momento, sin expresión de causa y sin que ello genere a favor de «el Contratado» derecho a reclamar indemnización alguna.

SEXTA: «El Teatro» podrá invocar como causales que lo autoricen a solicitar la rescisión del presente contrato, sin responsabilidad alguna de su parte, las que así sean consideradas por los usos y costumbres teatrales en lo referente a no guardar la debida compostura, cometer faltas de ética o respeto hacia el resto de las personas que trabajan con él o a sus superiores, etc., y además el cierre del Teatro por orden superior, epidemias u otras calamidades públicas, incendio o destrucción total o parcial de las instalaciones del Teatro y cualquier otra circunstancia que configure «caso fortuito» o «fuerza mayor».

SEPTIMA: El presente contrato se encuadra en lo establecido por el artículo 1º inciso f) del Estatuto para el Personal Municipal aprobado por Ordenanza 33640, por cuya razón «el Contratado» se encuentra excluído del referido Estatuto.

OCTAVA: Por cualquier diferencia en la interpretación o aplicación del presente contrato, las partes se someten desde ya a la jurisdicción de los tribunales competentes de la Capital Federal. Ninguna modificación, testado añadidura que se hiciera en el texto del presente contrato tendrá valor si no fuera expresamente salvado con la firma de la autoridad que representa al Teatro.

NOVENA: «El Teatro» constituye domicilio especial a los efectos

 

contractuales en Cerrito 618, Capital Federal y «el Contratado» en Marcelo T. de Alvear 2020 3er Piso Dpto: 25, Capital Federal. Previa lectura y ratificación se firman dos ejemplares de un mismo tenor y a un solo efecto, cuyo original queda en poder de «el Teatro». En Buenos Aires, a los … días del mes de diciembre de 1984.

EDUARDO LERCHUNDI
DIRECTOR ADMINISTRATIVO. TEATRO COLÓN. SECRETARÍA DE CULTURA
CECILIO MADANES. DIRECTOR GENERAL TEATRO COLÓN. SECRETARÍA DE CULTURA
DIRECTOR ARTÍSTICO. TEATRO COLÓN. SECRETARÍA DE CULTURA

 

Recibo de haberes

 

PRENSA

Revista Música Hoy

44 AÑOS DE DISEÑO

Una vida entera dedicada al dibujo, la escenografía, la pintura y el vestuario. Tal es la síntesis de las cuatro décadas y medio de actividad ininterrumpida que Eduardo Lerchundi ha desarrollado con la pasión y la integridad total de quien vive con un credo y una meta: servir y ser útil a cuanto se ama y cree.

Su incesante actividad lo ha hecho transitar en el cine, el teatro, la prosa, la televisión, el ballet, el show, la comedia musical, la revista y el Teatro Colón, donde vistió a celebridades como Anna Moffo o Montserrat Caballé, desempeñándose allí actualmente como coordinador de vestuario, ambientación y caracterización.

Además es profesor de escenografía, vestuario e iluminación en la Escuela Nacional de Arte Dramático.

Numerosas han sido sus exposiciones individuales o colectivas de pintura y dibujos. Decenas de películas y obras teatrales y tiras televisivas, con los más celebrados artistas nacionales y extranjeros han presentado sus trabajos de vestuarios o escenografías, obteniendo por ello distinciones y premios a niveles nacionales e internacionales.

Recientemente, se cumplieron 44 años desde la primera de esas presentaciones, y por ello Eduardo Lerchundi en diversos ámbitos de esta capital, expuso y realizó un desfile de trajes teatrales, brindando clases y cursos. Una merecida recordación de un destacado creador nacional, infatigable en su afán estético.

El maestro Eduardo Lerchundi

 

TEATRO COLÓN
Coordinador de los Departamentos de Sastrería, Ambientación, Tapicería, Peluquería y Caracterización
Contrato

MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

CLAUSULA ADICIONAL: al contrato celebrado el 11 de diciembre de 1984 entre «el Teatro» y el señor CECILIO EDUARDO LERCHUNDI para desempeñarse como «Coordinador de Vestuario, Ambientación y Caracterización» en el período 12 de enero al 30 de junio de 1985, que fuera aprobado por Dto. nº 3590/85, recaído en el Expediente nº 5026/85 y prolongado hasta el 31 de julio de 1985.

De común acuerdo se conviene lo siguiente:

1⁰ – Prorrogar la vigencia del contrato hasta el 31 de agosto de 1985.

2º La remuneración de «el Contratado» a partir del 12 de agosto de 1985 será la que resulte de la que corresponda al mes de julio de 1985, más los aumentos que se otorgaren a partir del 12 de agosto de 1985 conforme lo previsto en el contrato original.

3° Se mantienen vigentes las restantes condiciones del contrato.

En Buenos Aires, a los 30 días del mes de julio de 1985.

EDUARDO LERCHUNDI
CECILIO MADANES. DIRECTOR GENERAL TEATRO COLÓN. SECRETARÍA DE CULTURA

 

1986

En un palco del Teatro Colón.

 

Coordinador de Vestuario del Teatro Colón

 

1987

PRENSA
Noticias de Hoy, Diario Crónica Dominical
5 Abril 1987

LERCHUNDI O LA MAGIA DE LA HORA DE SALIR A ESCENA

El testimonio de un creador que hace del vestuario y el maquillaje todo un arte

No es sencillo presentar apretadamente la actividad de un hombre que lleva 46 años trabajando en diferentes, pero profundamente ligadas, áreas de la expresión plástica. Eduardo Lerchundi comenzó con el dibujo y la pintura desde muy joven, casi un niño, pero pronto su ruta fue orientándose rumbo a los escenarios, los sets de filmación y los estudios televisivos.

Así, Lerchundi es hoy uno de los más prestigiosos diseñadores de vestuario, de escenografía y de caracterización (o maquillaje) con que haya contado la Argentina.

«Lo original fue la pintura -explica- pero si bien no he dejado de pintar jamás, siempre estuve en la búsqueda, sin dejar de trabajar con los elementos plásticos: La forma, la línea, el color…».

Luego de dejar varias cátedras en distintos establecimientos (ha sido profesor en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón y en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático, entre otros lugares), Lerchundi continúa desplegando una activa labor docente de modo privado, ya que dicta clases de maquillaje y caracterización (una actividad que le apasiona) en el cómodo estudio que posee en pleno centro de la ciudad.

Como diseñador de vestuarios, ha recibido elogios indiscutibles de primerísimas figuras. La famosa soprano Anna Moffo, que cantó «La Traviata» y «Manon» ataviada según la creatividad de Lerchundi, afirmó sobre su trabajo: «Me diseñó los más hermosos vestidos que yo haya lucido en la ópera».

Los nombres de María Félix, Libertad Lamarque, Zully Moreno, Mirtha Legrand, Virginia Luque, Analía Gadé, Aurora Batista, Ana Mariscal, Josephine Baker y muchísimas más, que implicarían mencionar los casi 400 vestuarios que Eduardo Lerchundi disenó, figuran entre las personalidades más famosas para quienes el artista creó vestimentas, tanto en teatro como en cine o en telev sión.

Junto a su hija Martina, de 22 años, que sigue los pasos del padre porque dicta un curso de maquillaje en un instituto de esta ciudad, Eduardo Lerchundi habló de su pasado y de sus planes durante una charla mantenida con NOTICIAS.

¿IMITAR? JAMAS

Si bien Eduardo Lerchundi trabaja para el Teatro Colón desde el año 1945, recién en 1980 tuvo un cargo en nuestro Primer Coliseo: El de «coordinador de vestuario, ambientación y caracterización».

Su contrato, concluido hace poco, no fue renovado a instancias del propio Lerchundi, puesto que planifica un viaje al exterior para los primeros meses del año próximo, y decidió alejarse por un tiempo de sus funciones.

Sin embargo, queda una puesta pendiente para la que está trabajando.

«Se trata -dice- de un compromiso contraído desde 1985. Es el ballet, un estreno, ‘El Trappa’, basado en una novela de Lobsang Rampa, que se desarrolla en un ambiente tibetano. Una vez estrenado este ballet, emprenderé mi viaje».

Sobre su actividad como diseñador de vestuario, Lerchundi podría hablar horas. Pero si hay que sintetizar su consigna como tal, bastan tres palabras: Crear, jamás imitar.

«Para mí –explica- existe la necesidad, no demasiado cumplida en nuestro país, de integrar en una labor de equipo, la tarea de los actores, el director, el escenógrafo, el vestuarista, el maquillador y los iluminadores.”

“Cuando se trata de diseñar un vestuario, en primer lugar hay que conocer bien la obra a representar, conversar largamente con el director, estudiar los personajes y recién luego pasar al dibujo.”

Eduardo Lerchundi siempre tuvo una particularidad en sus diseños:  además de dibujar el vestido o traje a lucir por el actor o la actriz, con todas las indicaciones pertinentes (inclusive la elección de las telas), incluye también la caracterización del rostro.

«Se trata de un trabajo doble –afirma- no solo apuntando a la ropa, sino también al carácter del personaje, a través de su maquillaje».

Hace cerca de 10 años, cuando todavía era docente en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático, hizo falta cubrir el puesto del profesor de maquillaje (una materia que se dicta en el cuarto año de la carrera) y Lerchundi se ofreció a tomar esa cátedra.

«Ese fue el inicio de mi trabajo dentro del maquillaje -explica- y hoy en día me dedico principalmente a la enseñanza particular de esta especialidad. No puedo decir que en materia de vestuario sepa ‘todo’, pero creo que sí sé bastante. Por eso el maquillaje me abre puertas nuevas, y estoy tan interesado en continuar en esta área, que mi próximo viaje a Estados Unidos tiene por objetivo conectarme con centros donde pueda perfeccionarme, aprender, estudiar más, para volcarlo luego a la enseñanza en mi estudio».

Para maquillar correctamente hay que comenzar por determinar la forma del rostro en cuestión.

«Siempre asociado con figuras geométricas -explica Lerchundi, de una manera que descubre su pasión por la docencia-, un rostro puede ser ovalado, que es la figura clásica, el índice tradicional de belleza, la proporción, o bien redondo, cuadrado, triangular o romboidal. Es indudable, y esto no lo he pensado yo -sino especialistas en el tema de las fisonomías, que cada rostro tiene que ver con la personalidad: Todas las facciones son una traducción del carácter. Cuando se ha establecido la morfología del rostro, se comienza a trabajar, y la tarea puede orientarse hacia tres rumbos: O bien transformar un rostro, o bien exaltarlo, tanto sea para tornarlo más agradable como también más desagradable».

Embellecer, para el maestro, es buscar la proporción, llegar al óvalo, buscar que ningún rasgo sobresalga. 

«En cambio -continúa- si se quiere exaltar determinada parte de la fisonomía, por ejemplo la nariz, se aplicarán distintos recursos para que ese elemento sobresalga del resto».

El maquillaje, como el dibujo y la pintura, parte de la línea. 

«Nos valemos –dice Lerchundi- de los delineados, de las líneas as endentes y descendentes, que son el soporte, las líneas de fuerza de la totalidad. Eso se llena con colores, que irán dando partes altas y partes hundidas. Las bases siempre se realizan con distintos tonos dentro del tono básico piel. Los toques con otros colores, sombreados o coloretes, se aplican en las zonas necesarias acentuando las correcciones que se hayan hecho». 

Si algo apasiona a Lerchundi dentro del maquillaje es: transformar. 

«Se trata de un campo ilimitado de creación -comenta- y así puede tomarse el maquillaje como un arte, porque se trabaja con el color y con el volumen«.

Para la aplicación de las prótesis que suelen necesitarse en las caracterizaciones, se utiliza masilla o pasta aquilon, elementos que permiten modificar la arquitectura del rostro, acentuando todo lo que se debe au mentar.

«También se trabaja con látex, que se aplica con un pegamento especial llama do mask-stick«.

Eduardo Lerchundi no maquilla a actores en teatros. Su tarea es enseñar a que los actores se maquillen por sí mismos. 

«Es que así ocurrió siempre entre los grandes intérpretes -explica- y menciono a Narciso Ibáñez Menta, Luis Sandrini, Pepe Soriano. Yo aprendí al lado de profesionales como Bruno Boval, Kurt Grun, Berta Gilbert, los hermanos Combi, el Gran Pisani, Viloni, pero mi maestro fue, por sobre todos, Eduardo García, que sin ser famoso me enseñó a amar el arte del maquillaje teatral, que me permitió aprender a realzar, embellecer, afear, en definitiva, transformar el rostro del actor para contribuir a la visión objetiva del personaje».

Dentro de la amplitud que brinda la caracterización, Eduardo Lerchundi prefiere el maquillaje de «alta fantasía».

«Nunca quise dedicarme a atender a un artista en particular -afirma- mi interés principal es enseñar, y brindar cada vez mejores conocimientos a mis alumnos. Actualmente, colaboran con importancia en cuestiones de maquillaje, la enorme variedad de bases, lápices, rubores y colores que existen y que ayudan a esa creación, esa fantasía, que uno se propone concretar en cada trabajo».

 

Provincia de Buenos Aires
Dirección General de Escuelas y Cultura

La Plata, 1987

Señor
Eduardo Lerchundi
M.T de Alvear 2020, 3/25
1122, Capital Federal

De mi mayor consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a usted con el fin de poner en su conocimiento que, con la habilitación de su nueva sede provisoria – ex-Teatro Rocha- el Teatro Argentino se apresta a retomar la regularidad de sus programaciones. Con tal motivo, se comienza ya a proyectar la Temporada 1988, con la fundada esperanza de lograr un máximo de eficiencia a través de un trabajo racional y ordenado.

En razón de lo expuesto me es grato consultar a usted sobre su disponibilidad e interés en participar en nuestra programación, tomando a su cargo la escenografía y vestuario de las óperas «El Teléfono» y «Amelia al ballo» de Gian-Carlo Menotti.

Cuya fecha de presentación se proyecta para mediados de junio de 1988.

Desde luego que esta inquietud de nuestra parte debe ser oportunamente ratificada mediante el correspondiente contrato: mientras tanto, será de gran utilidad contar con la información requerida más arriba, como así también con la actualización de sus datos personales, para lo que ruego quiera tener a bien llenar el formulario al pie de la presente y remitirlo junto con su respuesta. Si ello es posible, deseamos contar con ello dentro de los 30 días de la fecha.

Agradezco el interés que brinde a esta consulta y aprovecho este medio para saludarlo/a con atenta consideración.

PROF. GUILLERMO SCARABINO
DIRECTOR ARTÍSTICO
AIC. COORDINACIÓN GENERAL TEATRO ARGENTINO

(*) El proyecto finalmente no se realizó.

 

1988

Embajada de Estados Unidos en Argentina

THE UNITED STATES OF AMERICA
OFFICIAL BUSINESS

N. Robertson
Cultural Affairs Officer Buenos Aires – Argentina
American Embassy
Buenos Aires – Argentina

Sr. Eduardo Lerchundi

 

United States
Information
Service

Embassy of the United States of America
Colombia 4300
1425-Buenos Aires
Tel. 774-7611/8811/9911

USIS

Buenos Aires, January 29, 1988

TO WHOM IT MAY CONCERN:

Professor Eduardo Lerchundi, who has recently retired after many years as coordinator of programs at the Teatro Colon here in Buenos Aires and who is also professor of theater scenography design and visual arts will be visiting the U.S. in the near future. He is very interested in being able to make contacts in the theater world related to special effects, characterization tricks, theater make-up and masks. We would be most grateful for any assistance you can give him in obtaining research materials he is interested in.

Many thanks for your courteous attention.

Sincerely,

Nicolas Robertson
Cultural Affairs Officer

 

TRADUCCIÓN

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA
ASUNTO OFICIAL

N. Robertson
Oficial de Asuntos Culturales Buenos Aires – Argentina
Embajada Americana
Buenos Aires, Argentina

Sr. Eduardo Lerchundi

Estados Unidos
Información
Servicio

Embajada de los Estados Unidos de América
Colombia 4300
1425-Buenos Aires
Tel. 774-7611 / 8811/9911

USIS

Buenos Aires, 29 de enero de 1988

A QUIEN LE INTERESE:

El profesor Eduardo Lerchundi, quien recientemente se retiró después de muchos años como coordinador de programas en el Teatro Colón aquí en Buenos Aires y quien también es profesor de diseño de escenografía teatral y artes visuales, estará de visita en los Estados Unidos en un futuro cercano. Le interesa mucho poder hacer contactos en el mundo del teatro relacionados con efectos especiales, trucos de caracterización, maquillaje teatral y máscaras. Estaríamos muy agradecidos por cualquier ayuda que pueda brindarle para obtener los materiales de investigación que le interesan.

Muchas gracias por su cortés atención.

Atentamente,

Nicolas Robertson
Oficial de Asuntos Culturales

 

1990

Con Amelia Bence

 

El Cónsul General de la República Argentina y Señora de Sola tienen el placer de invitar a Eduardo Lerchundi a una comida el 17 de diciembre a las 20hs

R.S.V.P. (213) 739-5959

“Gardel´s” – Carlitos Gardel Argentine Steakhouse –
7963 Melrose
Los Ángeles, California
Estados Unidos

 

Subsecretaría de Cultura de la Nación
Instituto Nacional de Estudios de Teatro

Buenos Aires, 17 de abril 1990

Sr.
Eduardo Lerchundi

De nuestra mayor consideración:

El Instituto Nacional de Estudios de Teatro convoca a Ud. a la reunión inicial del «Jurado Premio Pepino el 88» para el bienio 89-90.

El encuentro se realizará el día 28 de mayo a las 19.30 horas, en la Dirección del I.N.E.T.

Rogamos acusar recibo de esta nota al teléfono 46-8881/9 internos 195-196.

A la espera de su respuesta, lo saludamos cordialmente.

OSVALDO CALATAYUD
DIRECTOR

 

1991

Ministerio de Educación y Justicia
Subsecretaría de Cultura de la Nación
Instituto Nacional de Estudios de Teatro

Buenos Aires, 12 de marzo de 1991

Señor
Eduardo Lerchundi

El Instituto Nacional de Estudios de Teatro, convoca a Ud. a la reunión final del «Jurado Premio Pepino el 88» bienio 89-90.

Dicho encuentro se realizará el 25 de marzo (lunes) de 1991 a las 19.30 horas, en la Dirección del I.N.E.T.

Rogamos acusar recibo de esta nota al teléfono 46-8881/89 int.: 195 y 196.

A la espera de su respuesta, le saludamos cordialmente.

OSVALDO CALATAYUD
DIRECTOR

 

PRENSA

EDUARDO LERCHUNDI

Cursó las Escuelas Nacionales de Bellas Artes «M. Belgrano», «P. Pueyrredón» y «E. de la Cárcova obteniendo los títulos de profesor de dibujo y escenógrafo. Estudió diseño textil y fotografía. A lo largo de su trayectoria ha diseñado para figuras como: María Félix, Libertad Lamarque, Josephine Baker, Virginia Luque, Graciela Borges, Alberto Closas, Alfredo Alcón, y casi toda la nómina de artistas argentinos.

Actualmente está enseñando maquillaje teatral.

Sí, en el Centro de la Danza, Charcas 2889, creado y dirigido por la profesora Liliana Ferrucci, doy el curso de maquillaje orientado hacia la danza y posteriormente en un curso de prolongación enseño el maquillaje de personajes más complejos y trabajados, de un carácter más agresivo: brujas, magos, hechiceros, animales feroces, figuras espaciales, todo lo que la fantasía puede imaginar, más un curso de diseño para teatro.

En este Centro se enseña danza de todo tipo, incluso tango por el maestro Alejandro Cervera. Yo traslado muchos aspectos pictóricos al maquillaje. Tengo un proyecto para realizar un libro didáctico y biográfico, donde pueda enseñar mis experiencias sobre vestuario, escenografía y maquillaje teatral. Desde mis comienzos siempre diseñé los vestuarios con el rostro del actor caracterizado con el maquillaje, porque considero que deben relacionarse ambos aspectos, vestuario y maquillaje.

¿Cómo comenzó su carrera?

Fui guiado por una mano divina o el destino. En la Escuela Preparatoria de Bellas Artes M. Belgrano, donde yo estudiaba, hicimos en la Casa del Teatro, bajo la dirección de Cecilio Madanes que era compañero de curso, la representación de la «Danza de Amitra» de la suite Peer Gynt de Grieg. Diseñé todo el vestuario, que lo realizó Maruja, una modista que vendía elementos de danza, y a ella concurrían todas las bailarinas del Colón. Mercedes Quintana, primerísima bailarina, directora y profesora de la escuela del Teatro Colón pidió que me pusiera en contacto con ella, así lo hice, y me encargó el vestuario para el espectáculo de fin de año de sus alumnas.

Por otro lado Victoria Garabato, bailarina del Teatro Colón y esposa del dueño de los estudios Luminton de cine me contrató para hacer varias películas. Así comenzó mi carrera. En 1943 hice mi primera exposición de diseños en el Salón Anual de Acuarelistas presentando diseños para el vestuario de «El Gallo de Oro» de Rimsky Korsakov. La señora de Federico Otto Bemberg, Jovita García Mansilla de Bemberg quedó impactado con mis trabajos y quiso comprarlos. No sabía qué precio ponerles. Como yo no gané el primer premio, se ofreció a darme una cifra igual a la del premio. Esta es una anécdota que recuerdo, y puedo decir con alegría que nunca dejé de trabajar en el espectáculo.

¿Cuáles fueron sus últimos trabajos?

El año pasado preparé un espectáculo para Japón «Tanguísima» y participé en una gira por Estados Unidos y Canadá con «Forever Tango», espectáculo que contó con el auspicio oficial de la Embajada de los Estados Unidos y del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Argentina.

En docencia trabajé en la escuela Ditirambo de la Casa del Teatro, en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, en la Escuela Nacional de Arte Dramático y en el Centro de Capacitación Profesional, enseñando escenografía, vestuario y maquillaje, igual que ahora en el Centro de la Danza. En la Facultad de Arquitectura (FADU) doy la materia «Historia del Traje» en la camera Diseño de la Indumentaria y Textil.

Para televisión realicé hace unos días un programa para canal 15 de Cablevisión, y en ATC hice el espectacular «Tres jueces para un largo silencio», dos años atrás.

En este momento estoy preparando el vestuario, maquillaje y escenografía de otro espectáculo que se presentará en enero en Japón, «Tango – Tango», para el cual añado además algunas indicaciones sobre la planta de luces.

Con mi medio siglo de experiencia de trabajo en la escena hice de todo: ópera, ballet, cine, shows, televisión, musicales, revista y espectáculos de tango. Pero es importante notar que mi aprendizaje en Bellas Artes me ha ayudado muchísimo en el maquillaje.

 

1992

EL CARNAVAL DEL PAÍS

A Eduardo Lerchundi por haberse desempeñado como Jurado durante los Corsos 1992, le otorga el presente testimonio, la Comisión del Carnaval.

Gualeguaychú

 

1993

En Madrid

 

1995

Clarín Espectáculos
25 Agosto 1995

EL ARTE DE VESTIR LAS PELICULAS

En clásicos como «Muerte en Venecia” y «Doctor Zhivago” fue un factor fundamental. A veces, trepa al 10% del costo de un filme. Pero ¿no es cierto que el vestuario ayuda a ver para creer?

 

EN LA ARGENTINA EL VESTUARIO ES UN RUBRO FUNDAMENTAL

El prolífico Eduardo Lerchundi fue el figurinista y maquillador de grandes estrellas, en cuyos cuerpos exaltó el carácter de cada una: la candidez de Olga Zubarry en “El ángel desnudo”: la elongada figura de María Félix en “La pasión desnuda”: los escotes que resaltaban el busto de Laura Hidalgo en “La bestia debe morir”. Ellos -son solo algunos prueban la riqueza de invención en diseños de la cinematografía local.

 

CÁMARA ARGENTINA DE LA MODA

90° ANIVERSARIO
Homenaje a los 100 años de la Creación del Cine

 

CAM

Reconocimiento de la Cámara Argentina de la Moda en el Homenaje a los 100 años de la creación del cine al Sr. Eduardo Lerchundi el que prestigió con su creatividad y talento en sus múltiples facetas del arte y la moda el mundo del espectáculo en nuestro país

Rosina G. de Corradini. Presidenta
Mónica J. Moreno. Secretaria

Buenos Aires, noviembre 15 de 1995

 

La Cinemateca Argentina y el Centro Cultural Borges, con el auspicio del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales, tienen el honor de invitar a Ud./s Sr. Eduardo Lerchundi al acto y cóctel en conmemoración de los 100 años del cine. Se rendirá homenaje a la memoria de Daniel Tinayre y se presentará el CD-Rom «El Cine Argentino» realizado por la cinemateca Argentina.

5 de diciembre de 1995, 19hs.
Salón Auditorio Centro Cultural Borges
Viamonte esq. San Martín, Capital
R.S.V.P.: Tel. 319-5450/5449 Fax: 319-5420

 

Refiriéndose al impacto que debe lograrse en el espectador.

 

1996

La urgencia al plasmar una idea lo obliga a dibujar en superficies inesperadas.

 

1997

TEATRO COLÓN
Carta con membrete certificando los trabajos de Lerchundi

TEATRO COLÓN
Cerrito 618
(1010) Buenos Aires – Argentina

DIRECCIÓN TÉCNICA
T.E. 382-0488 – Fax 382-2961

September 10, 1997

To whom it may concern

We herewith confirm that Mr. Eduardo Lerchundi has worked in our Theatre in kind of costumes, decors and characterization designer, some of his most important achievements being the following:

Ballets:
1941: Classic Symphony
1971: Pericón Nacional (Argentine folklore dance)
1984-1986: Forgotten Memories (Recuerdos Olvidados)
Serenade (Serenata)
Romeo and Juliet
Romantic Encounters (Encuentros Románticos)
Rhytmetron
Flowers Festival (Festival de las Flores)
1987: The Trappa

Óperas:
1965: Traviata
1967: Manon Lescaut
1974: The Barber from Sevilla (El Barbero de Sevilla)
1979: The Child and the Sorceries (El Niño y los Sortilegios)
1981: Beatrice di Tenda

Operettes:
1974: The Happy Widow and the Bat (La Viuda Alegre y El Murciélago)
1982: Countess Maritza (La Condesa Maritza)

Page 2

Besides, he worked at the Teatro Colón as costumes, set dress and characterization coordinator as from 1983 up to 1986.

As a consequence of his large experience and knowledge, during 1974 Mr. Lerchundi has been engaged as Costumes Design teacher at the Teatro Colón Superior Arts Institute, where he gave several Seminars and Lectures regarding costumes, scenography and theatre make-up.

GUILLERMO de la TORRE
DIRECTOR ESCENOTÉCNICO
TEATRO COLÓN
SECRETARÍA DE CULTURA

 

REVISTA FILM
Julio, 1997

DISEÑO CON EDUARDO LERCHUNDI

Para mis diseños siempre me basé en la psicología del personaje: si la protagonista era una mujer sencilla, aparatosa o ligera de cascos. Y como soy pintor y retratista acompañaba cada boceto con la cara de la actriz, reflejando la postura de su cuerpo», cuenta Eduardo Lerchundi, quien entre 1940 y 1970 diseñó vestuarios para las principales producciones del cine argentino y estrellas como María Félix, Dolores del Río, Mirtha Legrand, Olga Zubarry, Lolita Torres, Amelia Bence, Libertad Lamarque y hasta Betty Grable (diseños para la TV norteamericana) y Josephine para Baker (un traje oriental para su show del Politeama).

También fue coordinador de vestuario, caracterización y escenografía del Teatro Colón y autor de diseños para puestas como “El barbero de Sevilla”, “Mefistófeles” o “La Traviata”.
Mientras creó el vestuario para trabajos televisivos de Narciso Ibáñez Menta, como “El hombre que volvió de la muerte”, o el film “La bestia debe morir” (Román Viñoly Barreto, 1952). Lerchundi aprendió varios de los trucos de maquillaje del Lon Chaney argentino, que le permitieron incursionar en caracterización y maquillaje para cine, área en la que actualmente da cursos.

Sus comienzos como vestuarista fueron pura cuestión de azar: «Tenía 15 años, estudiaba en la escuela de Bellas Artes y me pidieron que dibujara trajes para el Día del Estudiante. A la modista encargada de coserlos le gustaron mucho y los pinchó en la pared del local, al que iban muchas bailarinas del Colón. Allí los vio Mecha Quintana y me llamó para que le dibujara trajes para sus alumnas del Cervantes. Un año después, en 1942, le hice la ropa para su escena de baile en “Ven… mi corazón te llama” (dir.: M. Romero). Algo después [Carlos Hugo] Christensen me llamó para hacer el vestuario completo de “Las seis suegras de Barba Azul” (1945) para veinte personas del elenco con nueve cambios de ropa cada una», agrega el diseñador.

Para Lerchundi el vestuario no cumple sólo una función decorativa: «Me gusta colaborar con los directores y muchas veces mis trajes añadían comicidad. Para Tilda Thamar, la vamp del cine argentino, la ropa era muy exagerada. En “La señora de Pérez se divorcia” (1945) hacia de viuda que provocaba a Juan Carlos Thorry desde la sala de espera: usaba zapatos con tacos de 18 centímetros y plataformas, una blusa de broderie negro sin corpiño y un sombrero con dos pelotones sostenidos por un pinche. Sugerí al director que aprovechara ese sombrero tan extraño como un gag. Y cuando ella se desviste tira el sombrero con gracia y lo deja clavado en el perchero. De la misma manera, en “La bestia debe morir”, le dije al director que usara el sombrero de media ala que llevaba Laura Hidalgo en una escena de bar para filmar a través de él. En “Adán y la serpiente” (Christensen, 1946) la Thamar era una mujer muy sencilla que en las vacaciones se desata y su ropa se vuelve muy atrevida. Un día va a la playa con una malla de dos piezas de raso turquesa y otro con un poncho de tela de toalla con motivos incaicos y una quena, lo que provoca el comentario de su marido: ¿Y ahora de qué te disfrazaste?».

El oficio permitió a Lerchundi desarrollar estratagemas para desafiar al Ente de Calificación: «Para que en “Los viciosos” (Enrique Carreras, 1962) no cortaran la escena en que Graciela Borges tenía que bailar desnuda sobre una mesa, le mandé hacer una malla de baile color piel muy finita». Lerchundi ya tenía experiencia con escenas así: «Cuando hicimos “El ángel desnudo” (Christensen, 1946), Olga Zubarry, siempre tan pudorosa, pidió que se fuera toda la gente del estudio. Sólo quedó el director, el iluminador y una modista que le tapó los pechos con algodón y unas telas adhesivas cruzadas. En “La cigarra no es un bicho” (Daniel Tinayre, 1963) el director quería que Diana Ingro hiciera ejercicios arriba de una cama en bombacha y corpiño, pero al final los hizo con un baby doll muy transparente. En general, las actrices de esa época tenían muy buena cintura pero poco busto y había que rellenarlas con prótesis ortopédicas. Eso hice con Analía Gadé en “Los hermanos corsos” (Leo Fleider, 1955) ya que, al llevar ropa de linea Imperio, hubo que acentuar el busto y apretar la cintura con cinturetes elásticos».

Entre sus trabajos más elaborados recuerda “Historia de una mala mujer” (Luis Saslavsky, 1948): «Saslavsky era muy exigente y me tuve que dedicar muchísimo. No sólo diseñé toda la bijouterie de la época para que un joyero hiciera las imitaciones: también hice el vestuario de María Duval y Dolores del Río, que los realizó la modista Ana de Pombo con materiales franceses, según mis bocetos. Me llamó la atención que Dolores del Río fuera una mujer muy respetuosa y no hiciera nunca ninguna objeción. Cuando vino a la Argentina ya se había separado de Cedric Gibbons (jefe del departamento de dirección artística de la M.G.M. durante décadas) y tenía un nuevo marido que no la dejaba un minuto sola».

Las divas argentinas también marcaron a fuego los gustos de las mujeres de su época: «Zully Moreno fue la que más marcó tendencia, las mujeres iban al cine sólo para copiarle los modelos. Pero ella también hizo aportes a la parafernalia de los estudios. Mandó construir una Standing Chair, una silla para descansar de pie que había visto en una revista americana. Consistía en una faja de lona que tomaba el cuerpo debajo de las piernas y otra que pasaba por la cintura, lo que permitía que las mujeres quedaran sentadas en el aire y así la ropa no se les arrugara. Otra innovación fue la del camarín dentro del set, porque hasta ese momento los camarines quedaban a una cuadra. Ella pidió un camarín de tela con bastidores, con un ropero y una chaise longue para descansar. Después lo armaron también para Dolores del Río».

Entre sus vestuarios favoritos cita el que hizo para la coproducción argentino-norteamericana “La vengadora” (John Auer, 1949). «Transcurría en el siglo XVII, en el virreynato de un lugar incierto de Latinoamérica. La ropa era como la de las Infantas de Velázquez y la tuve que hacer doble, porque cuando terminaban de filmar la escena en inglés, cambiaban a los intérpretes y la hacían en español. John Carroll, el protagonista, tenia diez cambios de ropa y Fernando Lamas hacía su papel en la versión en castellano. Se filmó en los estudios Mapol de Martínez, pero como se venció el contrato, Fernando Lamas y Osvaldo Miranda tuvieron que ir a terminarla a California. Fue ahí cuando Lamas se quebró un brazo al caerse de un caballo, tuvo que quedarse en Estados Unidos y comenzó su carrera internacional».

De su último vestuario para cine, “Nazareno Cruz y el lobo” (Leonardo Favio, 1974) Lerchundi destaca los diseños para Alfredo Alcón. «Para su personaje de diablo tomé elementos de la ropa gauchesca: bombachas de seda natural color violáceo tornasolado, y un levitón inspirado en los sacos de los estancieros. Pero lo más importante fue el medallón con forma de cabeza de medusa con serpientes, que Alcón usó en el pecho y la rastra, y un anillo con piedra roja gigante que me hizo especialmente un joyero, y que tiene un rol protagónico en la película».

Victoria Lescano

 

1998

MÚSICA, RECUERDOS… Y ALGO MÁS
FM 97.9 – RADIO CULTURA

Buenos Aires, Diciembre de 1998

Prof. Eduardo Lerchandi
Estimado señor:

Los que transitamos el camino de la cultura sabemos lo dificultoso que resulta sortear las trabas que permanentemente se oponen a nuestros deseos, pese a ello, ninguno de nosotros ha dejado de luchar sin descanso para alcanzar el objetivo deseado: estimular en la gente el deseo de ampliar sus conocimientos.

Por fortuna, las personas como usted no sólo nos ayudan a alcanzar la meta anhelada, sino que además nos alientan a perseverar en nuestros propósitos.

Mucho le agradecemos el apoyo brindado con su presencia en nuestro programa, descontando desde ya una nueva participación en el mismo.

Es nuestro deseo que el año próximo sea para usted y su familia todo lo venturoso que se merecen.

Cordialmente

AGUSTIN F. GARCIA PUGA. CONDUCTOR
CARLOS ARAUJO. DIRECTOR

 

2002

CASA DEL TEATRO
PREMIO FLORENCIO SÁNCHEZ 2002

AUTOR
RICARDO MONTI: FINLANDIA
JAVIER DUALTE: BÉSAME MUCHO
MARIO DIAMENT: ESQUIRLAS
VÍCTOR WINER: FRENO DE MANO

MUSICALES
EL VIOLISTA SOBRE EL TEJADO
TANGUERA
OPERA-TANGO

UNIPERSONAL
ANA MARIA BOVO: HASTA QUE ME LLAMES
MARCELA FERRADAS: HISTORIAS DE MALAMOR

REVELACIÓN
PABLO IEMMA: EL PETISO OREJUDO
PAULO BRUNETTI: LEJANA TIERRA MÍA
GUILLERMO ARENGO: GLORIA Y MARCELO

PREMIO TSU COSMÉTICOS
USS 500 a designar al grupo o actor, en función de su labor y trayectoria.

TRAYECTORIA
ROSA ROSEN
EDUARDO LERCHUNDI

Nuestro agradecimiento a Andrés Percivale en la conducción, Sabatino Arias, José Terceiro, Silvia González.

Alberto Querela Lagos
MÚSICA ORIGINAL Y ORQUESTACIÓN

Diana Maria
ARTISTA INVITADA

PRENSA
Haydée Marocchi

 

2003

PRENSA
Revista Wipe
Junio, 2003

-Yo soy pintor, allí comenzó mi vida, después vino lo que vino, con el trabajo.

EDUARDO LERCHUNDI

Dí vueltas para escribir esto, hablar de una persona que siempre tuvo que ver con el color, es como encasillarla. Desde chica supe lo que iba haciendo porque con mi tía y mamá, él tenía una relación familiar.

Podría hacer una extensa lista con las óperas, películas, obras de teatro y TV; pero me gustaría poner luz en un punto más relacionado con mi propia vida y el efecto que causó en ella.

Me recuerdo asustada, y preguntándome por la muerte con las obras de Ibáñez Menta en las que Eduardo creó los trajes y las caracterizaciones, recuerdo las tardes de pan con queso y Toddy y de películas argentinas con Zully Moreno, me recuerdo observando a Nélida Lobato en “El Ángel Azul” y el efecto que esa bailarina causó en mí, recuerdo el día en el que vi al Teatro Colón por primera vez y a Madame Butterfly, bella, bellísima, etérea y llena de peso a la vez clavándose un puñal entre sus ropas, recuerdo también cuando me contó otra historia a través de su dirección de arte en “Nazareno Cruz y el lobo” y a ese Camero ensoñado y a la chica rubia, recuerdo “El violinista sobre el tejado” en donde atisbé un poco sobre la historia de la humanidad que comparto.

Y por fin, me recuerdo la noche en la que a los once años fui al teatro con mamá a ver “Hair” y sentí lo que quería ser, escuché por primera vez Hare Krishna Hare Ram y mi corazón supo que podía dedicar mi vida a un ideal de libertad, tal vez, porque allí había unos hombres que supieron plasmar esa idea en un escenario.

Eduardo hizo escenografías, iluminación, indumentaria, caracterizaciones, trabajó con mucha gente, en muchos teatros y países, más aquí de lo que se trata es de lo que hizo con su creación en el alma de alguien; plasmó la idea de que los sueños no son tales, sino que son posibles, tan posibles como los sentimientos que despiertan sus obras.

Eduardo, gracias.

Mi obra es mi vida y los ideales que sostengo son una prueba de la tuya.

Anandgopika d.d.

El 23 de junio a las 20hs Eduardo Lerchundi recibirá un premio a la trayectoria otorgado por La Casa del Teatro, Teatro Regina, Av. Santa Fé 1235

 

2005

¿QUIÉN ES?

Eduardo Lerchundi es nuestro, es porteño.

Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano, la Prilidiano Pueyrredón y la Ernesto de La Cárcova.

Es profesor nacional de dibujo y escenógrafo. También estudia Fotografía y Diseño Textil.

Se inicia como creador de Vesturarios para ballet con Mercedes Quintana en el Teatro Cervantes, en el año 1941.

Desde entonces su labor ha sido constante y abarcadora: teatro, ballet, ópera, cine, televisión, show, revista. Todas las facetas del espectáculo han sido y son transitadas por este creador.

Ha diseñado vestuarios y maquillajes para figuras como María Félix, Dolores del Río, Analía Gadé, Ana María Campoy, Amelia Bence, Mirtha Legrand, Libertad Lamarque, Nélida Lobato, Josephine Baker, Katherine Dunham, Betty Grable, Lolita Torres, Olga Zubarry, Graciela Borges, Narciso Ibáñez Menta, Alberto Closas, Luis Sandrini, Alfredo Alcón, y casi todos los artistas argentinos.

Actuó como Coordinador de Vestuario, ambientación y caracteRización en el Teatro Colón. Es profesor de Escenografía, vestuario e iluminación en la Escuela Nacional de Arte Dramático.

Es un docente permanente. Y también pinta y expone sus obras, en especial retratos.

De su larguísima lista de trabajos realizados para el cine, teatro, TV, rescato sólo algunos, no por mejores, sino porque es imposible detallar sus casi 1500 aportes para estos medios.

Diseño de Vestuarios, Maquillajes, Escenografía.

(1941) «Vals Noble» de Ravel – Teatro Cervantes

(1942) «Ven, mi corazón te llama». Película. Lumiton.

(1943) Paulina Singerman – Elsa O’Connor. «Himeneo». Teatro Odeon.

(1944) Zully Moreno «Apasionadamente”. Argentina Sono Film.

(1944) Mecha Ortiz «El Canto del Cisne». Lumiton

(1945) Mercedes Quintana – Víctor Ferrari “Sinfonía Clásica”. Teatro Colón

(1945) «Tartufo. Teatro de la Universidad de Chile.

(1945) Sabina Olmos.»Albeniz». Argentina Sono Film.

(1947) Olga Zubarry. «El ángel desnudo». Lumiton

(1949) Ernesto Bianco. «La importancia de llamarse Ernesto». Teatro Smart.

(1949) Nini Marshal. «Mujeres que bailan». Argentina Sono Film.

(1950) Laura Hidalgo «La orquídea». Argentina Sono Film.

(1951) Ana María Campoy «Especialista en Señoras». Argentina Sono Film.

(1952) María Félix «La pasión desnuda». Argentina Sono Film.

Imposible detallar tantos trabajos: nadie parece haber escapado de sus diseños.

Encuentro películas como «Los ojos llenos de amor», «Las campanas de Teresa», «Las ratas», «El ojo de la cerradura», «Nazareno Cruz y el Lobo”; obras de teatro como «Una Viuda difícil», «Hello, Dolly» (vestuario Libertad Lamarque), «Así es la Vida», «Locos de Verano», ciclos de TV, como “El Teatro de Osvaldo Pacheco».

Encuentro en la lista a Monserrat Cavallé, en «Manon Lescaut», en el Colón, y Anna Moffo en «La Traviata», también en el Colón.

«El barbero de Sevilla», «El niño y los sortilegios», «La Viuda Alegre», «El murciélago»… no soy fiel a su lista de trabajos: es imposible reproducir en detalles todas las obras para las que ha realizado vestuarios o escenografías.

Pedimos disculpas por no reproducir su lista completa, pero con estas menciones creemos que se puede tener una imagen de la importancia del trabajo del Sr. Eduardo Lerchundi en nuestro medio artístico.

 

2015

HOMENAJE A LA ESCENOGRAFÍA ARGENTINA

Rodolfo Franco, Germen Gelpi, Saulo Benavente, Mario Vanarelli, Gastón Breyer, Luis Diego Pedreira, Eduardo Lerchundi, Juan José Urbini.

Idea y dirección:
Cora Roca

Prólogo:
Carlos Gorostiza

Fotografía de obra:
Estudio Roth

Digitalización y retoque de imágenes:
Horacio M. Elorga

Puesta en página:
Horacio M. Elorga / Cora Roca

Diseño y producción gráfica:
Horacio M. Elorga

Editorial Eudeba
Proteatro

El Instituto para Protección y Fomento de la Actividad Teatral No Oficial de la Ciudad de Buenos Aires, PROTEATRO, dependiente del Ministerio de Cultura del GCBA, es el Organismo encargado de implementar el Régimen de Concertación para la Actividad Teatral No Oficial, creado por Ley 156, con el objeto de proteger, propiciar y fomentar el teatro de la Ciudad de Buenos Aires.

ISBN 978-950-23-2479-1
2015
1a edición
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 

2016

LIBRERÍA PROA

Primera encuentro con Diego Kehrig

 

2017

ENTRE-NOS. CRÓNICAS DE LA BOCA
Exhibición
Fundación Proa

Durante el Montaje

 

Lerchundi en la Inauguración de la Muestra

 

ARCHIVO LERCHUNDI

Lerchundi inicia la donación de su archivo, y supervisa minuciosamente las piezas entregadas.

Clasificando el material.

 

Fotografiando obras.

 

Guardado de figurines en bolsas libre de ácido.

 

Durante la grabación de testimonios.

 

2018

Eduardo Lerchundi falleció el 20 de Octubre de 2018 en la Ciudad de Buenos Aires.